Páginas

domingo, 10 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días: Día 7

Hoy es domingo, y me da mucha pereza escribir, pero el tema de hoy promete ser divertido. Si, porque hoy hablaremos de...

Tu mayor pifia en una partida de rol

¡El horrooor!



Bueno, bueno, por donde empezar. Porque mi historial de cagadas podría ocupar una biblioteca entera. Creo que me voy a decantar por una que le pasó a mi pobre y sufrido Klaus.

Klaus Berger era un personaje de Warhammer 2ª Edición de una campaña bastante larga que jugué con la gente de la Era del Caos (un saludo a Alexis desde aquí). Klaus era un hechicero de las sombras (o umbramante), que vivía de incógnito en un pueblecito stirlandés. Con sus poderes, ayudaba a sus amigos y vecinos a luchar contra los peligros oscuros. La anécdota en sí se da cuando vamos a explorar una especie de túmulo/cueva. Las pruebas y las primeras conclusiones nos llevaron a pensar que estábamos investigando en la guarida de un aprendiz de nigromante. Sin acobardarnos, nos internamos en la guarida. Todo iba bien hasta que Klaus abrió una puerta. Se dio de bruces con un cadáver reanimado, comúnmente conocido como zombie. Obviamente, el máster me indicó que llevase a cabo la correspondiente tirada de miedo. Bah, pensé, Klaus tiene la Voluntad por las nubes, y además, modificadores por talentos. Los dados rodaron sobe la mesa, y ya os podéis imaginar qué ocurrió. Klaus falló su tirada de miedo y se quedó ahí plantado, paralizado, mientras el zombie se daba un festín. Por suerte para él, sus amigos corrieron en su ayuda, y la situación se resolvió con sendos desgarros en brazo y vientre.

También quiero destacar que Klaus era un pupas. En su carrera en la lucha contra los no-moridos, sufrió lo indecible. Le degollaron, le desangraron, le propinaron palizas, le secuestraron a su mujer, y un largo etcétera. Al final de la campaña, lo conocíamos como "balón de rugby" por la gran cantidad de costuras que le habían tenido que hacer para cerrar sus heridas.

Pues nada más, espero que hayáis pasado un buen fin de semana. Nos vemos el lunes con otra entrada.

PD: Quiero agradecer a Nirkhuz por la sugerencia de foto para el encabezamiento. ¿Contento?

1 comentario:

  1. Nunca estoy contento. Pero al menos tengo más suerte que Klaus.

    ResponderEliminar